Miedo al Ébola en el crucero Carnival Magic

El crucero de recreo Carnival Magic, propiedad de la compañía naviera Carnaval Cruise Line con sede en Doral (Florida) y de bandera panameña, se ha visto obligado a regresar a Galveston, Texas, con sus 4633 pasajeros de ellos 3.652 turistas que partieron de ese mismo puerto el pasado 12 de octubre para realizar un maravilloso crucero por el Caribe.

Tanto las autoridades portuarias de Cozumel en México, como las de Belize, les han negado el correspondiente permiso para atracar en sus respectivos puertos después de tener conocimiento de la existencia de una enfermera que viajaba a bordo del crucero con su marido, y que había estado en contacto con el fallecido por Ébola  Thomas Eric Duncan.

La enfermera en cuestión se encuentra en cuarentena de forma voluntaria en el propio barco y parece ser que no muestra síntoma alguno de la enfermedad, según ha manifestado el medico del crucero que la ha estado monitoreando en todo momento y no presenta fiebre.

El Carnival Magic, inaugurado en 2011
En su web oficial, la compañía Carnival Cruise Line, ha lamentado el contratiempo que haya podido causar a sus clientes ante unas circunstancias que escapan totalmente de su control y que la enfermera sanitaria “sigue sin manifestar síntoma alguno de la enfermedad" y no supone ningún riesgo para los demás pasajeros ni la tripulación que compone el crucero.


En Belize, donde se emitió la alerta de Ébola, el crucero fue escoltado hasta aguas internacionales para coger rumbo a su destino de origen, Galveston.