Naufragio y hundimiento del superyate YOGI

Una majestuosa embarcación de 60,20 metros de eslora de nombre Yogi construida hace apenas unos meses se hundió el pasado viernes, a unas 20 millas de la isla griega de Skyros, mientras su tripulación aún se recupera de un espectacular rescate. El Yogi había zarpado la semana pasada de Turquía, donde había sido sometido a un rutinario lavado de cara en las instalaciones del astillero que en 2011 lo construyó, los astilleros Proteksan Turquoise. El capitán de yate, Jean Louis Carrel realizó una llamada de emergencia a los guadacostas griegos, “el barco se hundía en mitad de un temporal de Fuerza 8 “. Un helicóptero de las fuerzas aéreas griegas acudió a socorrer a la tripulación, que ya tenían una balsa salvavidas en el agua y todos llevaban los trajes de supervivencia. El rescate se completó con éxito, aunque el mal tiempo complicó la operación. La Fuerza Aerea Griga grabó el rescate. Se estudia la causa del naufragio y se apunta a una posible avería en el escape de uno de los motores y a una posterior pérdida de potencia. No obstante en el vídeo se observa que las luces del yate permanecían encendidas por lo que aún tenía energía.

-->